Alimentación

8 señales que indican que deberías cambiar tu alimentación


problemas de una mala alimentacion

A veces nos sentimos mal sin saber por qué. Con el afán del día a día, nos saltamos las comidas o comemos algo empaquetado o una golosina que nos generan grandes desbalances metabólicos y otros problemas de una mala alimentación. No en vano se dice que el cuerpo es nuestro templo, cada alimento que consumimos genera reacciones favorables o desfavorables en el organismo; por eso es indispensable que cuidemos lo que comemos.

Las alertas

Cuando aparecen síntomas que no tienen explicación aparente, lo atribuimos al estrés. Te recomendamos estar atento a estas alertas, que pueden estar pidiendo que te detengas a analizar lo que estás comiendo porque pueden ser problemas de una mala alimentación. Estas son algunas de ellas:

  1. Acné: el consumo elevado de azúcar, de carbohidratos simples como las harinas refinadas, de grasas saturadas como las frituras, de carnes rojas y lácteos promueve la aparición de esos molestos granitos, que pueden ser dolorosos.
  2. Cansancio o falta de energía: a pesar de que los carbohidratos han estado históricamente asociados al aporte de la energía, su consumo excesivo genera un efecto contrario. Comer mucho arroz, pasta, papa, plátano o pan, en lugar de contribuir a que estemos activos, nos puede poner pesados y lentos y por ello sentimos que estamos agotados todo el tiempo.
  3. Estreñimiento: es la principal alerta de la falta de hidratación y fibra. Con frecuencia olvidamos tomar agua, porque no nos gusta o porque no lo consideramos importante; tener sed, ya es señal de deshidratación. Para hacer más divertido tomar la cantidad de agua que necesitas, te proponemos agregarle gotas de limón o ponerle unos trozos de tu fruta favorita para darle sabor.
  4. Insomnio: múltiples estudios han asociado las horas de sueño a la pérdida o el aumento de peso. El descanso es parte importante de una buena alimentación.
  5. Irritabilidad: si el organismo no tiene los nutrientes suficientes para funcionar correctamente, afecta entre otras cosas, el humor. El consumo de alimentos ultra procesados (aquellos elaborados de manera industrial, con aditivos y componentes químicos –dulces, paquetes, salsas, etc.) aumenta los picos de insulina y genera “ataques de ansiedad”.
  6. Falta o exceso de apetito: cuando el cuerpo no tiene un balance adecuado de nutrientes, aparece o desaparece el hambre sin explicación alguna. Nuestro plan de alimentación debe estar adaptado a las necesidades y requerimientos específicos de las actividades diarias.
  7. Mal aliento (halitosis): el aliento no solo está vinculado a la salud oral; el exceso de carbohidratos puede generar halitosis, de igual forma, si no se consume fibra y esto genera estreñimiento, este a su vez, desencadenará mal aliento.
  8. Dolores de cabeza: pueden generarse por falta de hidratación. La recomendación general es tomar al menos 1 litro de agua al día por cada 20 kilos. Esto varía según la actividad física y el clima.

Soluciones

Nuestra dieta debe mantener un equilibrio entre proteínas, carbohidratos complejos o de lenta absorción, grasas saludables y vegetales. Escoge siempre carnes blancas y magras como pollo, pescados y cerdo y; carbohidratos ricos en fibra como batata o camote, yuca y quinoa. Llena tus platos de sabor y color, así que come muchos vegetales: espinacas, rúgula, brócoli, coliflor, calabacín, zanahoria, champiñones, tomate, pepino y todos los que te gusten, estos deberían ocupar la mitad de tu plato. No dejes por fuera las grasas saludables como el aguacate, el aceite de coco o un puñado de nueces.

El cambio en tus hábitos alimenticios como la disminución del azúcar y los carbohidratos, mayor consumo de agua al día, y un adecuado balance de los diferentes grupos de alimentos, debería ayudar a solucionar los problemas de una mala alimentación, incluyendo las afecciones bucodentales, desde las más comunes como la boca seca, la halitosis o las caries, hasta las más complejas como la pérdida de los dientes. En caso de que las señales que te presentamos no se mejoren siguiendo nuestras recomendaciones, lo mejor es que acudas a tu médico.

Hecho por: Kontent Room

También te va a interesar...