Alimentación

¿Cómo mejorar tus hábitos alimenticios?


beneficios de una buena alimentacion

Cuidar lo que comemos, cómo lo comemos y cuándo lo hacemos dejó de ser una cuestión solo física. Muchos expertos coinciden en la importancia de brindarle los nutrientes necesarios a nuestro cuerpo. Es común ver que las personas cuentan las calorías que consumen, en lugar de revisar la calidad de las mismas. No se trata solamente de la cantidad, lo más importante es la calidad y conocer las características de una alimentación saludable.

Mantén el equilibrio

Lo primero que debes saber es que las dietas o los planes de alimentación no son genéricos, cada persona, según sus necesidades y características metabólicas, requiere de aportes nutritivos diferentes. El cuerpo necesita proteínas (animales o vegetales, dependiendo de los gustos), carbohidratos, grasas saludables, frutas y muchos vegetales. Estas son las características de una alimentación saludable.

Todas las comidas deben incorporar una porción de proteína y de grasas saludables como los frutos secos y el aguacate, los carbohidratos son más recomendables en la mañana y al mediodía y estos no deben ser procesados ni ultraprocesados, es decir, que no vengan en bolsa o paquete. Nada va a ser mejor que comer alimentos que vengan directamente de la tierra o la naturaleza.

Los vegetales, sobre todo los verdes, deben reinar en tus platos, estos aportan muchos beneficios a la salud por la cantidad de vitaminas y antioxidantes que tienen, además favorecen el tránsito intestinal porque tienen mucha fibra. Los vegetales te ayudan a mantener el cuerpo limpio, mejoran la apariencia de la piel, y fortalecen el cabello y las uñas.

A la mitad de la mañana y de la tarde, son los momentos del día cuando más se siente ansiedad por comer, es por ello que uno de los hábitos recomendados es mejorar nuestros snacks o meriendas. Los mejores alimentos para estos momentos siempre serán los naturales. Nuevamente, optar por las frutas, las verduras, y las nueces y semillas sin sal, es la mejor opción. Es importante cuidar la cantidad, ya que los frutos secos son altos en calorías, así que un puñado será suficiente.

Aléjate de estos

Hay algunos alimentos que no ayudan a nuestro organismo, bien sea porque sus calorías son vacías, es decir que no aportan ningún nutriente, o porque son perjudiciales para la salud general y oral. Así que cuando vayas al mercado o cuando comas por fuera, aléjate de los cereales de caja (incluso los que dicen ser integrales), los dulces, las golosinas, las galletas y básicamente cualquier alimento que contenga azúcares añadidos.

En la sección de las bebidas, el agua será siempre tu aliada, recuerda el dicho “no te tomes las calorías”. Evita consumir jugos de frutas, gaseosas, bebidas alcohólicas y todas las que contienen colorantes y saborizantes artificiales, ya que la mayoría puede manchar tus dientes. El agua con gas o carbonatada con un toque de alguna fruta cítrica es una buena alternativa para acompañar las comidas con un toque freso.

Cuando de comer por fuera se trata, la recomendación es limitar el número de comidas en restaurantes y buscar cocinar más en casa. Esto te permite tener el control de las porciones, de la cantidad de grasas usadas para cocinar, y de la calidad de los alimentos. Para ahorrar el tiempo en la preparación de las recetas y tener ideas de platos deliciosos, te recomendamos usar Apps de cocina como el de Recetas de Cocina Gratis, Cookpad Recetas, Petit Chef, o algunas más especializadas en comida sana como Runtasty. La lista de aplicaciones para cocinar es muy variada y la que sea tu favorita te ayudará a mejorar tus habilidades en la cocina.

Recomendaciones

Recuerda los buenos hábitos alimenticios durante el fin de semana. Es muy común ser súper disciplinados de lunes a viernes y cuando llega el sábado es como si fuéramos otra persona. Está bien darnos gustos y tener lo que se llama “comidas trampa”, sin embargo, un exceso de ellas puede dañar el esfuerzo de la semana y también ser riesgoso para la salud. Incluso estos descuidos repercuten en la salud oral, porque se aumenta el consumo de alimentos dañinos y, además, si comemos fuera de casa, probablemente se disminuye el número de veces que se cepillan los dientes, lo que puede generar caries o gingivitis.

Algunos malos hábitos se pueden identificar y cambiar de forma muy sencilla, por ejemplo, comer frente al televisor o al computador hace que tu mente esté desconectada de lo que estás comiendo y es más fácil comer de más o sentirse insatisfecho. Mejor, tómate el tiempo para comer mientras estás completamente presente disfrutando la comida.

Otro mal hábito del mundo moderno y ocupado, es saltarse las comidas, no desayunar porque salimos apurados de casa, o no almorzar por terminar una presentación en el trabajo. Este hábito hace que el ambiente hormonal de tu cuerpo sea inestable, que aguantes el hambre por largos periodos y por consiguiente que después no analices tus opciones de comida, sino que recurras a lo que encuentras a la mano; además de generarte picos en el estado de energía y de ánimo.

Y finalmente, una de las características de la alimentación saludable es la planeación de la compra de los alimentos. Ese momento debe ser planeado. La recomendación es ir al supermercado con una lista clara de lo que quieres comprar teniendo en cuenta el balance, y el menú de las comidas y snacks de la semana.

Se necesitan 21 días para crear un hábito (algunos autores hablan de 66), lo que sí es indispensable es que analices lo que estás haciendo, en dónde estás y a dónde quieres llegar. ¿Sabías que entre el 80 y el 90% de nuestros propósitos no se cumplen? Detente a pensar en tus hábitos, cuáles te están perjudicando y establece un plan para cambiarlos; ten en cuenta las características de una alimentación saludable. No olvides ponerle tiempo y recompensas a ese plan y seguro verás resultados.

Hecho por: Kontent Room

También te va a interesar...