Estrés

5 pasos para aprender a meditar en casa


meditacion para principiantes

La meditación es una práctica milenaria que tiene su origen en la cultura oriental. Con el paso de los años se ha ido haciendo cada vez más popular gracias a que ofrece una experiencia única, capaz de hacerte conectar con el presente a través de la concentración y la respiración.

Meditar consiste en concentrarse para hacer que la mente se enfoque y pueda descansar en un entorno más tranquilo. Es una técnica con la que se consigue dar estabilidad y espacio a la mente para traerla al presente, tratando de evitar que se disperse entre el pasado y el futuro.

Lo mejor de todo es que meditar en casa requiere de tan solo 15 minutos y la voluntad para hacerlo. Si quieres comenzar con esta práctica, estos 5 pasos te ayudarán.

  1. Elige un lugar tranquilo

La clave de la meditación para principiantes es la tranquilidad. Puedes dedicar una sala especial o hacerlo incluso en tu propia habitación. Solo debes asegurarte de que sea un lugar limpio, ordenado y sobre todo silencioso o con el menor ruido posible. Esta práctica puede hacerse en sitios con ruidos, pero en la meditación para principiantes se recomiendan los lugares sin distracciones en el ambiente.

  1. Busca la ropa ideal

Al meditar debes estar lo más cómodo posible. Esto significa que debes olvidarte de las prendas ajustadas y elegir más bien prendas anchas de telas suaves como un pijama, por ejemplo. También debes quitarte los zapatos y todos aquellos accesorios que pudieran ser molestos como relojes, zarcillos grandes o collares.

  1. Encuentra la mejor postura

Teniendo en cuenta que la comodidad es clave para la meditación, debes encontrar una buena postura. En la meditación para principiantes hay varias posiciones que ayudan a entrar en el estado de tranquilidad. Puedes sentarte en una silla, siempre con la columna recta; acostarte boca arriba; o colocarte en posición de loto, una postura en la que se está sentado con las piernas cruzadas.

Para quienes comienzan, la mejor opción es sentarse en una silla, ya que si te acuestas podrías quedarte dormido. Tampoco se recomienda empezar con la posición de loto porque podrías sentirte incomodo. A medida que practiques y conozcas el proceso, encontrarás tu postura preferida para meditar.

  1. Dedica tiempo

Meditar no requiere invertir un tiempo excesivo. La idea es que vayas avanzando de manera progresiva. Por ello, puedes comenzar practicando entre 5 y 10 minutos. Este tiempo será más que suficiente al principio. Poco a poco podrás ir incrementando el tiempo de la meditación, primero 20 minutos y luego 30 minutos al día o más. Esto puedes hacerlo a medida que vayas creando el hábito.

  1. Concéntrate en la respiración

La respiración es la clave de la meditación, así que debes encontrar el ritmo que te haga sentir cómodo y relajado. Una de las técnicas de la meditación para principiantes es cerrar los ojos para facilitar la concentración en la respiración. Lo principal es que inhales por la nariz de manera lenta y vayas soltando el aire también por la nariz. La mente debe estar atenta a cada inhalación y a cada exhalación y debes hacer todo el proceso de manera serena y con el ritmo natural de tu cuerpo, sin forzar de ninguna forma la respiración.

  1. Paso extra

Una buena forma de iniciarse en la meditación puede ser a través de la meditación guiada. Tal como lo indica su nombre, esta es una práctica en la que se recibe ayuda de un guía. Este se encarga de orientarte a través de un recorrido mental para que así puedas concentrarte con mayor facilidad.

Para esto, las aplicaciones pueden ser de gran ayuda. Una de las más conocidas es Intimind, creada por psicólogos expertos en meditación, que cuenta con sesiones de meditación guiada que solo requieren de 10 minutos. Otras aplicaciones que pueden ser de mucha utilidad son Aura y 10% Happier, las cuales envía sesiones diarias para meditar ajustadas al perfil de cada usuario.

Finalmente, es importante que conozcas que el estrés puede causar problemas en la salud física, incluyendo la bucal. Condiciones como úlceras en la boca, trastornos de la articulación temporomandibular y el bruxismo pueden prevenirse con técnicas como la meditación.

Esta práctica te da la oportunidad de conectarte contigo para estar presente en el hoy. Con estos pasos podrás empezar en la meditación para principiantes. Es sin duda una buena forma de llevar una vida consciente y mejorar tu bienestar.

Hecho por: Kontent Room

También te va a interesar...